Infonavit - Incredulidad en el apoyo a los no derechohabientes

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter  

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — El Programa de Vivienda para no Afiliados al Infonavit y Fovissste, que se anunciará el próximo martes, será un catalizador para el crecimiento de las constructoras de vivienda pero a largo plazo, pues en lo que resta del año no tendrá efecto alguno, por lo que mantendrán estancado su volumen de ventas.

"Cualquier medida que vaya en dirección a incentivar o facilitar la compra de la vivienda es positiva en cuanto a mensaje, de ahí a que vaya a haber resultados tangibles en el corto plazo es distinto", consideró Francisco Chávez, analista de BBVA Bancomer Casa de Bolsa.

En el mediano o largo plazo, dijo, el programa puede ayudar a las constructoras de vivienda que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (Ara, Geo, Urbi, Sare y Homex) a incrementar su volumen de ventas de viviendas, que es su negocio principal, y a disminuir la dependencia que están comenzando a tener de los negocios asociados (venta de terrenos, materiales prefabricados y contratos por servicios de construcción).

Con base en un análisis de CNNExpansión, el sector integrado por Ara, Geo, Homex y Urbi (la empresa número 112 de Las 500 de Expansión) comercializó 40,637 viviendas en el segundo trimestre de 2011, casi sin variación con relación a las registradas en el periodo abril-junio de un año antes.

"(El estancamiento en unidades) es resultado de la maduración de la industria, los objetivos que trae el Infonavit ya no son de un crecimiento importante; al contrario, ya están viendo estabilidad", dijo Carlos Hermosillo, subdirector de análisis de Banorte-Ixe Casa de Bolsa.

Se estima que el mercado de vivienda no tradicional representa un potencial de alrededor de 5.8 millones de viviendas y de personas que integran un 64% de la pirámide de la Población Económicamente Activa (PEA).

En la construcción programa de apoyo a la vivienda que será presentado la siguiente semana por el secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, también participaron la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Para Rafael Elorduy, director de Promoción Hipotecaria de Urbi, se trata de una excelente noticia, "la implementación de un programa con un esquema de garantías que hace muy sólido el tema de minimizar el riesgo para bancos y las sofoles con viviendas desde 180,000 pesos y a gente que gana desde cinco salarios mínimos", expresó.

Cabe mencionar que, desde hace ocho años, la Urbi ha servido al mercado de no Afiliados al Infonavit y Fovissste a través de su esquema 'Alternativa Urbi' y ha atendido a más de 17,000 clientes. Para 2011, con un programa de vivienda bien ajustado, la firma podría atender otros 7,000.

"Habrá que ver cuáles son las reglas de operación del programa, cuándo se implementa y qué esquema de financiamiento se va a dar, más allá de que cause un buen sabor de boca y que ayude a mejorar la percepción del sector, el impacto va a ser mínimo -si no es que nulo- en el corto plazo", indicó Chávez.

Por su parte, el analista de Ixe-Banorte estimó que el programa entrará de manera gradual, aunque aún vendría a sustituir un poco la pérdida de dinamismo observada en el sector de los afiliados al Infonavit y Fovissste.

"El sector de los no afiliados no ha sido atendido bien ni por el Infonavit, Fovissste y por su puesto ni por la banca, ha estado hasta ahora en sub-atendido", agregó.

El esquema a darse a conocer el siguiente martes va dirigido, entre otros, a empleados de estados y municipios que son asalariados pero no tienen una prestación social de vivienda, a la gente que gana por honorarios y a quienes tienen su propio negocio (autoempleo).

David Álvarez, directivo de HSBC y responsable del área hipotecaria de la Asociación de Bancos de México (ABM), estimó recientemente que 95% de los bancos estaría dispuesto a participar en el programa.

La expansión sería a costa de deuda

A menos que haya alguna medida para acortar los ciclos de efectivo del sector vivienda, el analista de BBVA Bancomer cree que, aunque las empresas tengan ganas de acelerar su crecimiento para aprovechar el programa de vivienda, tendrán que hacerlo a costa de endeudarse.

"Queda claro este año que el mercado no está valorando el tema del crecimiento sino la generación de flujo de efectivo (en las vivienderas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores)", añadió.

En el caso de los subsidios a la vivienda, recordó que en el primer trimestre estuvieron frenados porque fallaron las reglas de implementación, o no se tenían claras cuáles eran las reglas del juego. "Soy escéptico en el corto plazo y mediano plazos, puede servir (el programa) en el largo plazo, en cuanto a percepción del sector sirve que anuncien políticas de apoyo y dejen claro que el sector es sano", indicó.

"En nuestra opinión, es cada vez más difícil para los inversionistas tener un argumento de inversión positivo respecto a las acciones del sector de la vivienda en México, como demuestra el retroceso de 35% en lo que va del año en el índice Habita (frente al descenso de 2% del índice de la Bolsa Mexicana de Valores)", cita Dan McGoey en un reporte reciente de Citigroup.

"Creemos que el flujo de efectivo se ha convertido en el principal catalizador de las acciones de las empresas de vivienda mexicanas. Tras incluir revisiones moderadas en nuestros estimados y en nuestros precios objetivo para los próximos 12 meses, mantenemos una actitud cautelosa y reiteramos nuestra recomendación de compra y nuestra preferencia por las acciones de Urbi frente al resto de las compañías del sector, puntualizó.

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
Comparte este artículo
FaceBook  Twitter